Proceso Electoquímico

¿Magia o Electroquímica?

 

El proceso en el que una corriente eléctrica fuerza una reacción química, se conoce como electrolisis. Parte de la energía eléctrica se convierte en una reacción química:

Entre un ánodo (+) y un cátodo   (-) una corriente continua está conectada en un electrolito fluído conductor. En los electrodos se forman productos de reacción de las sustancias contenidas en el electrolito. La fuente de tensión provoca una deficiencia de electrones en el polo positivo (ánodo) y un exceso de electrones en el polo negativo. Los cationes cargados positivamente, migran hacia el cátodo cargado negativamente. En el cátodo éstos (u otros reactivos) absorben los electrones y como resultado se reducen. El proceso opuesto se produce en el ánodo.

Si la pieza de trabajo a procesar sirve como ánodo (+) y el pincel de limpieza cambia a menos (-), el material y las impurezas se eliminan con el electrolito correspondiente. Utilizamos este efecto para el pulido y la limpieza. Si se invierte la polaridad, es decir, la pieza de trabajo se convierte en el cátodo, el material se puede aplicar , esto se conoce como galvanización (p. ej.: cobreado , cincado).

Durante el pulido, que también se conoce como pulido electroquímico EMC, usamos la electrólisis para la eliminación de óxidos y materiales: hacemos que la pieza de trabajo limpie el ánodo (+) y usamos un ácido mineral altamente concentrado como electrolito. Durante este procedimiento se eliminan los “picos” de rugosidad más rápidamente que los “valles” de rugosidad. La nanorugosidad se reduce, creando así el brillo. Las estructuras en el rango macro se mantienen. Los bordes y las esquinas se desgastan con mayor intensidad, lo que resulta en  rebabas extremadamente finas. Las piezas de trabajo deben  limpiarse y desengrasarse previamente . El decapado o la limpieza electrolítica es ideal para este propósito.

¿Por qué realizar limpieza y pasivación?

La muy buena resistencia a la corrosión del acero inoxidable se produce debido a la acumulación de una película de óxido – con la alta proporción de cromo reaccionando con el oxígeno. Esto se conoce como pasivación. Esta capa pasiva natural, puede verse afectada negativamente durante el procesamiento mecánico o los tratamientos de calor, tales como los de la soldadura. Por regla general esto se traduce en daños por corrosión incluso en el caso de los aceros inoxidables altamente aleados.

Los aceros inoxidables muestran relativamente mala conducción de calor debido a sus aleaciones. La temperatura se reduce lentamente. Como consecuencia del proceso de calentamiento, la oxidación interior y exterior se produce en la zona de la costura soldada. Más aún, esto puede – dependiendo del material – ir acompañado de una reducción del cromo local y de la formación indeseable de carburos de cromo. La reducción del cromo también significa una reducción de la capacidad de pasivación. La formación de óxidos no deseados como resultado del calentamiento, se identifica por el profesional experimentado por la pérdida de brillo que se forma. En contraste con la película original de óxido de pasivación, estos óxidos  tienen propiedades negativas. Reducen la resistencia a la corrosión local. El proceso de soldadura, por lo tanto, tiene que ser sometido a post-tratamiento, el objetivo de éste es restaurar las propiedades originalesEn la limpieza electroquímica se crea inmediatamente una capa protectora de óxido, como resultado del oxígeno generado por electrólisis. La superficie ya se pasiva por lo tanto, durante el proceso de limpieza, en una sola operación.

2019-12-03T13:09:05+01:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies